Respetar las diferencias es la clave de las relaciones felices

Respetar las diferencias es la clave de las relaciones felices

En estos tiempos de cambio rápido, no solo está cambiando la tecnología y los negocios. Las relaciones de pareja también. Desde relaciones casuales “nos vemos cuando nos veamos”, relaciones a distancia,  relaciones serias y exclusivas hasta cohabitación y matrimonio,  nuestras diferencias tipológicas también se correlacionan con diferentes expectativas y lo que cada quien suele buscar y considerar ideal en una relación.

Aunque cada uno de nosotros es absolutamente único e irrepetible, nuestras expectativas a nivel de relación difieren bastante de acuerdo a nuestras preferencias de personalidad.

Por eso conocer tu tipología  y la de tu pareja puede ayudarte a entender las diferentes necesidades de cada uno y qué hacer para proporcionarle a cada quien lo que necesita para fortalecer el vínculo. Aquí nuevamente aplica la regla de platino:  “No trates al otro como quieres que te traten: trátalo como quiere ser tratado”

El famoso refrán de los opuestos se atraen es absolutamente cierto, sobre todo a nivel romántico En la diferencia con el otro está mi máximo complemento. Busco afuera en otro lo que me falta a mi o dicho de manera más correcta, lo que tengo menos desarrollado.

Así por ejemplo si tengo una preferencia por la introversión, una pareja extrovertida me sirve de puente con el mundo exterior. Se encarga de ser el maestro de ceremonias y de mantener activa la agenda social.

Si tengo una preferencia por la estructura y planificación, una pareja más relajada, flexible y adaptable puede resultar refrescante y abrirme a nuevas experiencias.

Pero con el tiempo eso inicialmente atractivo puede dejar de serlo si pretendo que el otro sea igual a mí, que le gusten las mismas cosas. Intento meterlo por mi aro y allí empiezan los problemas.

Resulta que aquello que me era atractivo se convierte en un dolor de cabeza. Nos desenamoramos de lo mismo de lo que nos enamoramos inicialmente.

Esto se traslada a todas las relaciones en nuestras vidas no solo a nivel personal sino también laboral.

Entender, respetar y aprovechar constructivamente las diferencias es la clave de las relaciones exitosas y colaborativas.

Y la buena calidad de nuestras relaciones es básica para una vida sana , productiva y feliz.

Gabriela Schauman es MBTI® Master Practitioner y Consultor Organizacional. Su misión a través de TYPE FACTOR es ayudar a las personas y organizaciones a transformar la personalidad en ventaja competitiva y a hacer uso constructivo de las diferencias.

¿El cambio te genera estrés?

¿El cambio te genera estrés?

Las transformaciones digitales están generando cambios significativos en el modo de trabajar y vivir. La incertidumbre de navegar territorios desconocidos , además a  la gran velocidad que demandan los actuales modelos de negocio, nos sacan de la forma conocida de hacer las cosas, nuestras zonas de confort y generan ansiedad y estrés.

Aceptar esto como parte del proceso es el primer paso. Pero el segundo , de importancia vital, es conocer y reconocer lo que nos dispara para estar atentos , saber gestionar situaciones y sobre todo nuestras reacciones y a nosotros mismos.

El modelo tipológico propone que cada uno de nosotros tiene unos hábitos mentales favoritos que dan lugar a una tipología de personalidad o estilo. Esas preferencias hacen que percibamos y evaluemos las cosas de una determinada manera. Así ,dependiendo de nuestra tipología nata tendremos mayor o menor predisposición a resistirnos ante los cambios. También tendremos necesidades distintas durante esos procesos: lo que a algunos molesta , inquieta y estresa a otros no les preocupa ni en lo más mínimo

Por ejemplo hay personas que son naturalmente estructuradas y organizadas y necesitan tener un plan  preciso y exacto. Al otro lado del espectro existen personas abiertas, flexibles y adaptables. Cómo las cosas vayan viniendo uno va viendo. Adoran las sorpresas, las opciones; el proceso es tan importante como el objetivo final porque ese mismo proceso puede ir llevándolo a uno a metas nuevas y mejores. Tienden a dejar las cosas para el último minuto y trabajan muy bien bajo presión.

En consecuencia, el cambio –que implica siempre salirse del plan- tiende a generarle más incomodidad a los primeros que a los segundos.

Ninguna tipología es mejor o peor que otra. Cada una se correlaciona con determinadas características, comportamientos, fortalezas y probables puntos ciegos. Y cada una se correlaciona también con ciertos disparadores, situaciones que nos sacan de centro  y pueden hacernos perder el control o actuar de una manera poco constructiva. Bajo presión aparece nuestro verdadero carácter. Conocer nuestra tipología y nuestros disparadores y la de aquellos con los que interactuamos con frecuencia, es la manera más racional y práctica de estar atentos, evitar caer en las garras de nuestra sombra y hacer una erupción cuyas consecuencias pueden ser realmente lamentables.

Entender y respetar las diferencias es el primer paso para poderlas gestionar constructivamente.

Gabriela Schauman es MBTI Practitioner, Coach Transformacional y Consultor Organizacional. Su misión a través de TYPE FACTOR es ayudar a las personas y organizaciones a transformar la personalidad en ventaja competitiva y a hacer uso constructivo de las diferencias. info@thetypefactor.com

Desarrollarte y crecer implica salir de tu zona de confort.

Desarrollarte y crecer implica salir de tu zona de confort.

El modelo de desarrollo basado en la tipología –preferencias natas de tu personalidad- no es evaluativo: ninguna tipología es mejor o peor que otra. Sencillamente identifica tus hábitos mentales y actitudes preferidas. Cada una se correlaciona con la probabilidad de desarrollar ciertas características y habilidades. El plan de desarrollo de cada quien por lo tanto es distinto de acuerdo a la propia tipología. Lo importante es aprovechar al máximo las propias fortalezas e identificar y trabajar las áreas no preferidas para ser capaz de utilizarlas cuando sea necesario.
Tu código tipológico (ESTJ, INTP, ESFJ etc) señala la forma en la que utilizas tus recursos de manera habitual. Algo así como tu piloto automático o “default”.

Por eso si estás seriamente enfocado en desarrollarte tienes que buscar experiencias que te reten a expandir tu rango de capacidades.

Desde el punto de vista tipológico, desarrollo implica estar claro sobre tus hábitos mentales favoritos mientras te dedicas a utilizar otras funciones menos preferidas hasta que te vuelvas más efectivo. El proceso requiere que hagas cosas y te comportes de maneras que te serán incómodas. En esos momentos necesitas paciencia contigo mismo y preferiblemente apoyo de los demás!

El modelo tipológico propone identificar y utilizar al máximo las fortalezas que resultan de tus preferencias. Pero como todo en la vida , el secreto está en el balance. Si sobre-utilizas una fortaleza se puede convertir en tu debilidad!
Por ejemplo una excesiva preferencia por la planificación y estructura se puede convertir en rigidez. Al otro extremo, una preferencia excesiva por la apertura y flexibilidad puede retardar excesivamente la toma de decisiones y el cierre. El identificar las propias preferencias te indica entonces claramente qué debes balancear. Por eso es un modelo de desarrollo a la medida.

En tu propio plan de desarrollo, las actividades que elijas realizar para volverte más efectivo tanto en el área personal como laboral deben ser realizadas de manera consciente y consistente y pueden ser tareas relacionadas con el trabajo o sencillamente actividades de esparcimiento. Cada quien debe identificar sus propias áreas. Por ejemplo los extravertidos pueden comprometerse a contar hasta 10 antes de interrumpir y los que prefieren la introversión salir a comer más frecuentemente con un grupo de compañeros o mejor aún, con un contacto nuevo para hacer crecer su red.

Generalmente las cosas que sueles hacer menos, evitas y no te gustan se relacionan con tus hábitos mentales o actitudes menos preferidas. Trabajarlas te da balance y convierte en un ser más desarrollado, completo y eficaz en cualquier área.

Gabriela Schauman es MBTI® Master Practitioner y Consultor Organizacional. Su misión a través de TYPE FACTOR es ayudar a las personas y organizaciones a transformar la personalidad en ventaja competitiva y a hacer uso constructivo de las diferencias.

contacto: info@thetypefactor.com

Esa ropa no te favorece

Esa ropa no te favorece

Difícil pero cierto! Me lo dije a mi misma cuando estaba en el probador de una boutique buscando el look fashion que me estrenaría para un evento importante que tenía próximamente.

Y es que tanto la vendedora como yo estábamos empeñadas en elegir algo de moda, como dicen los franceses dernier cri (último grito o tendencia) Resulta que esa ropa de vanguardia le queda muy bien a alguien con un fenotipo absolutamente distinto al mío pero a mí me queda… fatal!

Luego de aceptar la realidad , supe exactamente lo que me pondría.. Ya tenía la mitad del look en casa y lo que me faltaba para modernizar eran unos cuantos accesorios.

Esto me sirvió para volver sobre lo que considero es una máxima  de vida importante:  cada quien con su tipo, porque lo que le va bien a alguien no le funciona a todos.

Igual que con la ropa sucede con todo lo demás.. Mi tipología o estilo de personalidad dictamina lo que me gusta y no, lo que me divierte, como aprendo mejor, los roles que tiendo a tomar, las carreras que me interesan, el ambiente de trabajo donde soy mas productiva. Y por supuesto qué me motiva, mi forma de resolver problemas y tomar decisiones, cual estilo de vida prefiero, etc. Y también los métodos , sistemas y opciones de crecimiento y desarrollo que me funcionan. Por eso es que no todas las nuevas tendencias me resultarán útiles y provechosas.

En lugar de copiar y hacer lo que hace todo el mundo porque está de moda, conocerse a fondo, reconocer y validar la propia tipología es el paso más importante para poder desarrollarse y llegar a ser nuestra mejor versión…

Como voy a ser yo en la reunión, con mi vestido negro clásico y los espectaculares zapatos que recién me compre!

Gabriela Schauman es consultora calificada en Myers Briggs Type Indicador®, fundadora de MBTI de Venezuela, Tipología Personal y The Type Factor. info@thetypefactor.com @tipologiambti

Camaleonizarse es una pérdida de tiempo, recursos y oportunidades

Camaleonizarse es una pérdida de tiempo, recursos y oportunidades

Tengo una amiga que está buscando pareja. Y se “camaleoniza” dependiendo del personaje que esté  en agenda. Por eso, cuando andaba con el maratonista comenzó religiosamente a entrenar tan estrictamente, que durante los 4 meses que duró el romance no pudo compartir con nosotros ni una copa de vino un viernes en la noche .

El siguiente candidato fue un intelectual de envergadura. Se acabó el ejercicio y comenzaron las largas noches de discusiones reveladoras, los libros consistentes, las obras de teatro…  No se escapó con las amigas un fin de semana para una sesión de shopping intensivo por no parecer superficial!

Me la encontré recientemente sola y desesperada. Me pidió que la ayudara a ver cómo conseguir al hombre ideal!!!  Mi respuesta: ¿Cómo conseguirlo si no sabes quién eres? Sólo cuando te reconozcas, valides y seas tú misma puedes llegar a alcanzar tu máxima excelencia (incluida la pareja adecuada!)

Esa máxima aplica en todas y cada una de las áreas de la vida. Solo partiendo de lo que somos, de nuestra verdadera esencia o tipología podemos identificar y aprovechar nuestras fortalezas y desarrollarnos al balancear nuestras potenciales debilidades. Por eso el Myers Briggs Type Indicator o MBTI es tan útil en señalarnos nuestro camino de desarrollo hacia la excelencia ya sea a nivel personal, laboral y de pareja. Recuerda: sé tú mismo y apunta a ser tu mejor versión!

Gabriela Schauman es consultora calificada en Myers Briggs Type Indicador®, fundadora de MBTI de Venezuela, Tipología Personal y The Type Factor. info@thetypefactor.com @tipologiambti