En un resumen reciente de noticias de LinkedIn  leí que 1 de cada 3 empresas familiares no llega a la tercera generación. Aunque la encuesta aplicaba específicamente a México, es probable que en muchas otras partes del mundo suceda lo mismo.

Entre los factores que frenan la sucesión correcta de la empresa se mencionan los conflictos familiares y/o con los socios.

Desde el punto de vista tipológico las empresas familiares suelen tener retos muy distintos a las corporaciones. En ellas tiende a moverse mucho más el Feeling que es la tendencia a evaluar de manera subjetiva, valorativa y personal.

Aunque el Feeling se relaciona con relaciones armónicas y empáticas, si no se balancea con un dosis adecuada de Thinking – que es la toma de decisiones basada en principios universales, pros y contras, causas y efectos- se puede volver excesiva y desbalanceada y dar origen a favoritismo y mayor hincapié en la persona y lo personal que en la tarea y los resultados.

Las corporaciones por el contrario, tienden a manejarse más con el Thinking y si no se balancean con el Feeling sucede el problema contrario: mal clima laboral, ausencia de reconocimiento , desmotivación, falta de engagement y compromiso.

Aquí nuevamente se demuestra que el secreto está en validar las propias tendencias y buscar el balance.

Aproximarse al desarrollo de las organizaciones familiares con el modelo de desarrollo por preferencias tiene una enorme ventaja: se despersonalizan los problemas y por ende se manejan los conflictos de manera mucho más productiva.

Ya no es culpa de Jorge , de Ana o del tío sino que se parte  del organigrama tipológico de la familia para identificar diferencias, fortalezas y probables puntos ciegos , y se establece un plan de acción objetivo para mejorar resultados.

Esto también le podría interesar  La fórmula para un equipo de alto desempeño

A nivel de empresa familiar esto trae doble ganancia: mejoran las relaciones a nivel familiar y mejoran las interacciones a nivel laboral. Es un modelo holístico de desarrollo.

Por eso el modelo de desarrollo por preferencias es extremadamente útil en todo tipo de empresas: en las familiares logra racionalizar la resolución de problemas y la toma de decisiones.

En las corporaciones, este modelo humaniza el desempeño, reconoce y aprovecha la individualidad, aprovecha constructivamente la diversidad y fomenta una cultura mucho más productiva y feliz.

Lo que propone el modelo de desarrollo por preferencias es que de manera nata todos tenemos tendencias en cuanto a nuestros procesos mentales. Esto genera diferencias en nuestras formas de percibir y evaluar.

Es como si cada uno de nosotros naciera con unos lentes a través de los cuales vemos el mundo. Si nuestros lentes son distintos seguramente veremos cosas distintas. Y entonces quien tiene la razón?

Descubrir nuestros propios lentes y nuestra forma acostumbrada o default de ver e interpretar el mundo es probablemente lo mas útil que podemos hacer para volvernos mas efectivos.

Así podemos identificar de manera rápida nuestras fortalezas inherentes, nuestras potenciales debilidades y lograremos entender las diferencias con los demás de manera más objetiva y racional  para interactuar de manera más inteligente.

Este es el camino más rápido para crear relaciones colaborativas y éstas son la base de cualquier empresa sustentable y exitosa , ya sea familiar o corporativa.

Gabriela Schauman es Consultor Organizacional, Coach Transformacional y MBTI® Master Practitioner. Su misión a través de TYPE FACTOR es ayudar a personas y organizaciones a transformar la personalidad en ventaja competitiva y a hacer uso constructivo de las diferencias.

 

Esto también le podría interesar  La fórmula para un equipo de alto desempeño

 

Suscríbase a nuestro boletín

Únase a nuestra lista de correo para recibir las últimas noticias y actualizaciones de nuestro equipo.

You have Successfully Subscribed!

Share This