Después de  tomar el Myers Briggs –el inventario de personalidad más utilizado y respetado del mundo,  base de los programas de THE TYPE FACTOR-  y aprender cosas nuevas sobre sus preferencias (su manera individual de hacer las cosas) muchas personas encuentran que han obtenido información extremadamente útil acerca de ellos mismos.

También aprenden cómo piensan y operan otros y descubren que aunque muchos funcionan de maneras diferentes, pueden ser capaces y efectivos. El MBTI ®enseña que las personas ven el mundo de maneras muy distintas.

Ese respeto por la diversidad es uno de los aspectos más resaltantes del MBTI® .

THE TYPE FACTOR ha desarrollado una amplísima gama de aplicaciones partiendo de la información generada por el MBTI® para resolver y ayudar a las empresas en lo relativo a integración de equipos de trabajo, desarrollo gerencial y liderazgo, coaching ejecutivo, procesos de cambio, inteligencia emocional, clima laboral, desarrollo organizacional y cultura corporativa. Se utiliza para identificar los estilos individuales de trabajo y para ayudar a predecir y mejorar cómo las personas trabajan juntas.

El primer paso es ayudar al individuo a  descubrir su propia tipología o personalidad. Una vez que el individuo valida su tipologia, puede comenzar a utilizar esta información para trabajar mejor con otros. Por esta razón TYPE FACTOR es especialmente útil para gerentes y directivos quienes deben realizar su trabajo a través de otras personas.

La mayoría de los gerentes asume que la forma en que ellos mismos hacen las cosas es la correcta y cualquier persona “capaz” la haría exactamente de la misma manera.

TYPE FACTOR enseña que hay muchas maneras correctas de hacer las cosas.

El objetivo principal en una empresa es que las cosas se hagan y no importa realmente cómo mientras se alcancen los resultados esperados. Con este sistema uno comienza a apreciar las diferencias individuales cuando comprende que no hay nada bueno ni malo en las 16 distintas tipologías .

Los directores y gerentes deben comprender que estas diferencias de personalidad, pueden convertirse en recursos o fortalezas para las distintas unidades organizacionales.

”Si todo el mundo en un equipo está mirando hacia el norte, perderá de vista cualquier cosa que venga del sur, este u oeste” En las diferencias, correctamente gestionadas, está la riqueza que genera sinergia.

Gabriela Schauman es MBTI® Master Practitioner y Consultor Organizacional. Su misión a través de TYPE FACTOR es ayudar a las personas y organizaciones a transformar la personalidad en ventaja competitiva y a hacer uso constructivo de las diferencias.

Share This
A %d blogueros les gusta esto: